cabeza castellano
Versión para imprimir de este documento
Grabar en formato PDF
Guardar pdf
Enviar la referencia de este documento por email

6/09/2017 - Colombia

Rechazamos la disposición que frena reapertura de establecimiento para el trabajo sexual en N. de Santander

Expresamos nuestra oposición a la disposición de la Corte Constitucional de Colombia que frena la reapertura del establecimiento donde compañeras trabajadoras sexuales prestan sus servicios en Chinacota, Norte de Santander.

Dicha medida se toma luego admitir una acción de nulidad, instaurada por la alcaldesa de Chinacota, Nubia Rosa Romero, en la cual se manifiesta que el sentido del fallo no correspondía al cierre de esta casa de citas por no ajustarse al POT de esta población, ubicada a 43 kilómetros de Cúcuta.

Desde ASMUBULI - SINTRASEXCO hacemos pública esta situación en donde los mandatarios como la alcaldesa de Chinacota le dan más importancia al poder que tiene su cargo dentro del territorio que a la vulneración de los derechos de la población que ejerce el trabajo sexual. En sus propias palabras manifiesta "Me alegro haber logrado defender la autonomía de los municipios, ya que esta disposición judicial quitaba a los alcaldes ordenar sus territorios de acuerdo al uso de sus suelos"

En este sentido nos preguntamos: ¿En dónde queda el restablecimiento del derecho al trabajo y la integridad de las mujeres trabajadoras sexuales? especialmente de las compañeras venezolanas que ejercen su trabajo en nuestro país.

Ya la Corte a través de la sentencia T-073 de 2017 había reconocido por un lado que los establecimientos en donde se prestan servicios sexuales deben cumplir con varios requisitos, entre ellos las normas de uso de suelo, y que estás restricciones “no pueden generar una vulneración sistemática a los derechos fundamentales de las trabajadores sexuales”; por ende desde ASMUBULI - SINTRASEXCO exigimos que se garantice especial protección a quiénes nos dedicamos al trabajo sexual por ser un grupo continuamente sujeto de violencias, discriminación e inequidades.

No podemos dar pasos atrás, somos sujetas de derechos y como tal debemos hacer públicas las situaciones que nos vulneran.